domingo, 29 de septiembre de 2013

El cine latinoamericano seduce en San Sebastián. Pelo malo la gran vencedora


Ayer finalizó la 61ª edición del Festival de San Sebastián. Y que mejor manera de hacerlo que premiando con los dos galardones más importantes al cine latinoamericano.

Por una parte la película venezolana Pelo malo, dirigida por Mariana Rondón, se llevó la Concha de Oro a la mejor película.


Mientras, el mexicano Fernando Eimbcke ganó la Concha de Plata al mejor director por Club Sándwich.


Pero estos no fueron los únicos premios de la noche para el cine latino ya que la película brasileña O lobo atrás da porta, dirigida por Fernando Coimbra, fue galardonada con el Premio Horizontes. Dentro de los Premios Signis, Pelo malo fue premiada con una mención especial, cosa que también obtuvo en el Premio Sebastiane.


Tampoco queremos dejar de destacar que la película argentina, La salada, de Juan Martín Hsu, fue la vencedora del Premio de la Industria Cine en Construcción 24. Dentro de los Premios XII Encuentro Internacional de Estudiantes de Cine, el cortometraje Escenas privadas, dirigido por Aleksandra Maciuszek, de la Escuela Internacional de Cine y TV San Antonio de los Baños de Cuba, fue galardonado con el Premio Panavision y Premio de la Agencia Freak, y también fue recompensada con la participación en el Short Film Corner del Festival de Cannes.

Por último, la coproducción entre Cuba y Francia, El acompañante, dirigida por el cubano Pavel Giroud, recibió el máximo reconocimiento en el Premio al proyecto del Foro de Coproducción Europa-América Latina, donde también obtuvo una mención especial el proyecto Colombiano francés, La tierra y la sombra, dirigido por César Augusto Acevedo.