miércoles, 25 de septiembre de 2013

La crítica de Gonzalo: Crimen con vista al mar

por Gonzalo Restrepo Sánchez



“Crimen con vista al mar”, es una tomadura de pelo. Pues muchos interrogantes a lo largo de trama, para al final salir con las soluciones más pobres en lo que a intriga de un thriller se refiere. Lamentable film en la filmografía de Gerardo Herrero, que sinceramente con tanto título para la historia del cine español, haya realizado tan fallido film y en un tono de mediocridad.

Los espectadores al final, salen más decepcionados que admirados. La razón obedece a que la historia no conduce a nada contrario que a tomarse la justicia (si es hay rectitud en lo tratado), por las manos de algunos personajes malandros (que entre otras cosas, lo que hicieron fue caracterizarse a sí mismos). Si miramos la historia de detectives en el cine, no creo que el roll del actor español Carmelo Gómez (lo más ridículo que ha hecho para el cine), sea un ejemplo a estudiar.

En fin, lo que si vale la pena reflexionar, en esto de los thrillers, es lo que siempre he manifestado: Leer “Peces de colores” de Raymond Chandler, para con humildad aprender sobre los elementos que caracterizan a los grandes thrillers. En sus “Apuntes sobre la novela policíaca”, el escritor se adorna con toda su sabiduría al respecto.

El thriller se define como una obra “en la que el lector (o el espectador) llega a estremecerse al identificarse con las hazañas o hechos audaces llevados a cabo por el héroe, y por los peligros a los que se ve expuesto”. Por lo tanto, la característica principal de este tipo de obras es la tensión que deben de tener para que los lectores puedan llegar a sentir ese estremecimiento. Nada de esto ocurre en “Crimen con vista al mar”.