sábado, 19 de febrero de 2011

"El premio" gana Oso al Mérito Artístico en la Berlinale


"El premio", un drama enmarcado en la última dictadura militar argentina con el que Paula Markovitch debutó en la dirección, se alzó hoy en la Berlinale con el Oso de Plata al mérito artístico.

La cineasta argentina afincada en México retrocede en esta película autobiográfica a los momentos más crudos de una infancia marcada por la dictadura militar de 1976-1983.

"El premio" cuenta la historia de Cecilia, una niña de siete años que no puede revelar a sus amigos su verdadera identidad, teme defraudar a su aterrorizada madre y echa de menos a su padre, al que no sabe si volverá a ver.

"¿Cómo comportarse en medio de tanta confusión? Eran mediados de los años 70, en los comienzos de la última dictadura militar argentina, y había quienes nunca regresaban. Sin embargo, hay secuelas más allá de la sangre", dijo Markovitch en una entrevista otorgada a DPA cuando presentó el filme, el pasado 11 de febrero.

"Quedan fisuras por siglos. Eso lo experimenté en la dictadura que me tocó conocer, y esa herida no se repone del todo. La sociedad queda lastimada", agregó la cineasta.

El terrible viento, la humedad y el frío son los mismos que Markovich vivió de pequeña en la localidad costera argentina de San Clemente del Tuyú, donde su familia se vio obligada a trasladarse debido a la situación política y económica. "Realmente viví frente al mar y fui a esa escuela donde filmé", contó la cineasta, de 42 años.

Asentada en México desde hace tiempo, Markovitch se ha dedicado fundamentalmente a la escritura, que considera su verdadera vocación, y ha colaborado entre otros con el realizador mexicano Fernando Eimbcke en los guiones de sus aclamadas "Temporada de patos" y "Lake Tahoe".

"Escribo desde niña, narrativa y teatro. Fernando fue uno de mis alumnos, y por eso nos involucramos en esas obras", explicó. Sin embargo, no siente que haya dado un paso al lanzarse a la dirección, simplemente esta vez necesitaba recrearse en las imágenes para poder contar. "Quería volver a ver esos recuerdos, quería volver a esa playa para entender, porque había dudas", añade Markovich.

En cuanto a su doble condición de argentino-mexicana, la cineasta huye de etiquetas: "Creo que no hay fronteras ni geográficas ni de tiempo", señala. Y su película lo demuestra, pues curiosamente no consiguió financiación argentina, sino que se trata de una coproducción mexicano-polaca. "Esto es un gesto de apertura cultural muy importante", declaró.

Con el Oso de Plata a "El premio", la Berlinale vuelve a fijarse en el cine latinoamericano después de los Osos de Oro para la peruana "La teta asustada" (2009) y la brasileña "Tropa de Elite". Quien no tuvo suerte en esta ocasión fue el argentino Rodrigo Moreno, cuyo filme "Un mundo misterioso" se fue con las manos vacías.

(Fuente)

1 comentario:

Hamlet dijo...

Por si te gustan los corrtometrajes tb...

http://metrajescortos.blogspot.com/

gracias