lunes, 3 de diciembre de 2012

Pablo Trapero prepara "thriller" basado en la historia real del Clan Puccio

El argentino Pablo Trapero tiene un nuevo proyecto, con su propia productora, tras aceptar un encargo en la India, su debut en inglés "Six Suspects", y este sí es muy argentino: Se basa en un caso criminal que sacudió a la sociedad local en los años 80, protagonizado por el Clan Puccio, una familia furguesa de Buenos Aires que regentaba una tienda de deportes naúticos y un bar, tras los que ocultaban un negocio muy particular, el secuestro, la extorsión y el asesinato.

Variety, informa desde el mercado Ventana Sur que el director de "Elefante blanco" está ya preparando la película, que piensa coescribir, con la intención de buscar luego socios internacionales. Sobre cuándo la ruede dependerá del calendario de producción de "Six Suspects", la producción mayoritariamente británica que dirigirá en la India, basada en un libro de Vikas Swarup, conocido por ser el autor de "Q&A", el material que inspiró el film "Slumdog millionaire".

Los Puccio acabaron con la vida de tres personas. Según resumió el caso el diario La Nación, Alejandro Puccio, uno de los 5 hijos del matrimonio de Arquímedes con Epifanía Angeles Calvo, era un renombrado jugador del Club Atlético San Isidro. Su primera víctima fue un compañero suyo, Ricardo Manoukian, de 23 años, al que secuestraron el 22 de julio de 1982. A pesar de que la familia pagó 250 000 dólares, lo mataron de tres disparos una semana después.

Antes de un año, y también en el mismo ambiente, otro jugador desapareció. Eduardo Aulet, ingeniero además de futbolista, fue plagiado y asesinado, de nuevo sin que importara el pago del rescate (esta vez 150 000 dólares). Su cadáver no fue hallado hasta cuatro años después.

La tercera y última víctima no llegó a estar en poder de los Puccio, porque el empresario Emilio Naum, en 1984, murió de un disparo cuando se lo quisieron llevar y se resistió.


Al parecer, Alejandro habría "aprendido" el negocio de su padre. Arquímedes había sido acusado de secuestrar a un empresario de Bonafide en 1973, pero su caso fue sobreseído por falta de pruebas. Casi nadie se acordaba del hecho y todos en el barrio consideraban a los Puccio como una familia normal que no daba problemas.

Sin embargo, en el sótano de su casa recluyeron a sus víctimas antes de ultimarlas. Más suerte tuvo una mujer, la empresaria Nélida Bollini de Prado, a la que habían secuestrado en el invierno austral de 1985, y que mientras se intentaba negociar el rescate había pasado más de un mes encerrada. Allá la encontró la policía, vigilada por Alejandro y su novia, mientras el resto del clan era detenido cuando intentaba cobrar.

"Es una historia muy fuerte, paradigma de tiempos extremos, los del final de la dictadura argentina y la Guerra de las Malvinas", ha dicho Trapero a Variety. "La clase media alta está frecuentemente idealizada, y habitualmente es normal para ellos tomar decisiones sobre los demás. Mi retrato será sobre las bambalinas de esta familia y su negocio", añade el autor de "Carancho".

(Fuente)