miércoles, 18 de abril de 2012

BAFICI 2012 (1ª parte)

Tenemos la suerte de poder contar con nuestro colaborador habitual Raúl V. que hace unos meses no acercó una estupenda cobertura del último Festival de Mar del Plata y que ahora esta disfrutando del BAFICI (Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente) del cual también no hace llegar sus opiniones de las películas que va viendo. Sin más, aquí os dejamos su crónica:



El BAFICI (Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente) se realiza desde el año 1999 en la Capital Argentina, organizado por el municipio de la ciudad y en su corta historia tuvo varios directores. Actualmente el director es el crítico Sergio Wolf. Veremos que pasa el año que viene, ya que hay rumores de que este sería el último año.

A continuación trataré de contar las películas latinoamericanas que he podido ver a lo largo del festival (que continua hasta el 22 de abril). No van a ser muchas, seguramente, pero la mayoría se ven por primera vez en este festival y es bueno tener una aproximación temprana de las películas antes de que circulen en otros festivales, a modo de guía para futuros espectadores, sin que mi opinión sea de ningún modo la definitiva, obviamente. No voy a poder ver muchas películas, así que la mayoría van a ser argentinas, aunque alguna de otro país latinoamericano va haber. Casi todas van a ser películas de iberoamerica que compiten en la Competencia Internacional, o películas que compitan en la Competencia Argentina.

Les dejo el listado de las 2 competencias principales del festival

COMPETENCIA INTERNACIONAL

La araña vampiro, de Gabriel Medina, 94, Argentina
Germania, de Maximiliano Schonfeld, 2012, 75, Argentina
Los salvajes, de Alejandro Fadel , 2012, 130, Argentina
Snowtown, de Justin Kurzel, 2012, 120, Australia
Aquí estoy, aquí no, de Elisa Eliash, 2011, 96, Chile
Bonsái, de Cristián Jiménez, 2011, 95, Chile / Francia / Argentina / Portugal
La casa Emak Bakia, de Oskar Alegría, 2011, 83, España
Francine, de Brian M. Cassidy / Melanie Shatzky, 2012, 74, Estados Unidos / Canadá
The International Sign for Choking, de Zach Weintraub, 2012, 80, Estados Unidos / Argentina
The Woman in the Septic Tank, de Marlon N. Rivera, 2012, 87, Filipinas
Nana, de Valérie Massadian, 2011, 68, Francia
Tomboy, de Céline Sciamma, 2011, 82, Francia
Hemel, de Sacha Polak, 2011, 80, Holanda / España
Policeman, de Nadav Lapid, 2012, 107, Israel
Clip, de Maja Milos, 2011, 100, Serbia

COMPETENCIA ARGENTINA

17 monumentos, de Jonathan Perel, 2012, 60, Argentina
Al cielo, de Diego Prado, 2012, 95, Argentina
Ante la ley, de Emiliano Jelicié / Pablo Klappenbach, 2012, 138, Argentina
Cassandra, de Inés de Oliveira Cézar, 2012, 90, Argentina
La chica del sur, de José Luis García, 2012, 94, Argentina
Dioramas, de Gonzalo Castro, 2012, 94, Argentina
Dromómanos, de de Luis Ortega, 2012, 64, Argentina
El espacio entre los dos, de Nadir Medina, 2012, 80, Argentina
Igual si llueve, de Fernando A. Gatti, 2012, 65, Argentina
Masterplan, de Diego Levy / Pablo Levy, 2012, 87, Argentina
Mis sucios 3 tonos, de Juanma Brignole, 2012, 70, Argentina
Papirosen, de Gastón Solnicki, 2011, 74, Argentina
Salsipuedes, de Mariano Luque, 2012, 66, Argentina
Villegas, de Gonzalo Castro, 2012, 95, Argentina / Holanda / Francia


Los Salvajes



Cinco adolescentes se escapan de un correccional de menores, utilizando mucha violencia, matando a más de uno. Son cuatro chicos y una chica, ella es novia de uno de ellos, que es a la vez hermano de otro. El objetivo de ellos es dirigirse al río y de ahí llegar hasta la casa de los hermanos, donde vive su padrino.

Personas de pasado difícil, con poca educación, el único código que entienden es el de la violencia. No tienen problema en matar a cualquiera (en la huída uno mata a un carcelero, una especie de amigo, casi sin necesidad), y de traicionar o abandonar a sus compañeros.

La película prometía más de lo que al final dio. Los personajes están muy bien logrados, ninguno es exagerado aunque tengan cada uno sus particularidades. Es de destacar que la producción general es espectacular, a nivel internacional (toda o casi toda la película fue rodada en exteriores). Sin duda el costo de la película es bastante superior al promedio del cine argentino, aunque seguro que es mucho menos de lo que cuesta hacer una película en EE.UU. (y que no tiene nada que envidiar).

El problema de la película es que la historia, o las historias que cuentan, logran interesar, pero ninguna es atrapante. Una película sin errores, pero tampoco sin grandes aciertos.


Olhe pra mim de novo



Película que cuenta la historia de Silvyo Luccio, que nació mujer, fue lesbiana al principio y luego se hizo hombre. El protagonista realiza un viaj e por el nordeste brasileño, buscando y entrevistando a personas que son discriminadas por distintas razones, a la vez que va contando su propia historia, junto a su novia y sus amigos.

Interesante documental de Brasil, que trata muy bien el tema de la discriminación con la voz de sus propios protagonistas, incluyendo el testimonio de uno de los familiares de Silvyo, explicando su punto de vista.


Masterplan



Mariano necesita juntar dinero para su casamiento y acepta la oferta de su cuñado para realizar un Plan Maestro: Que el cuñado haga grandes compras (lo que mariano necesita para la nueva casa) con la tarjeta de crédito de Mariano, y que luego él la denuncie como robada. El plan no resulta del todo bien y aparte de denunciar el robo de la tarjeta debe hacerlo de su querido auto: el clásico Siam Di Tella. Mariano debe abandonar el auto, pero tiene "la suerte" de que este es usado como vivienda de un hombre que vive en la calle.

Comedia amable, sin muchas pretensiones. Se ve con una sonrisa y hasta con algunas carcajadas. Todos los personajes están logrados, inclusive los secundarios, algo importante para este tipo de películas. Todos tiene buenos diálogos.

No es una de las grandes comedias de Damián Szifrón, pero si es recomendable para pasar un bueno rato.


Aquí estoy, aquí no



Perteneciente a la Competencia Internacional, la nueva película de Elisa Eliash fue una agradable sorpresa. Vista sin ningún tipo de referencias, ya que en el BAFICI es la primera vez que se pasa en un festival, la directora de Mami te amo (2008) nos entrega una comedia de Personaje. ¿Qué es esto? Pues simplemente una película donde gran parte del humor está centrado en la particularidad del personaje principal, o en cosas extraordinarias que solo le pasan a él, mientras los demás, personas "normales", lo acompañan, comprendiendo o no que lo que le pasa no es culpa suya.

En este caso se trata de un periodista, Ramiro o “el guatón”, un desempleado con algún problema psicológico (estrés), afectado por un accidente de auto, que recibe el encargo de escribir un libro sobre el rock de los '80 en Chile. Casualmente se cruza con una de las cantantes de un grupo famoso en su momento, pero ya olvidado por la mayoría.

Para no contar más del argumento, diremos que la película trata de la relación con ella, con otra "muy parecida" a la cantante y los misterios que envuelven todo eso. Como en general se muestra lo que Ramiro le cuenta a sus amigos, no sabemos que tan cierto es todo lo que cuenta, que no es del todo imposible que suceda, pero si un poco, levemente raro que le suceda a una sola persona.

Pensado como una actualización "a la chilena" de Vértigo de Alfred Hitchcock, la película se disfruta de principio a fin. Lo único criticable podría ser cierta exageración con el personaje, que resta credibilidad, pero es un detalle frente a una película tal vez no graciosa pero si muy divertida. Otra muestra más del estupendo cine chileno de los últimos años.