miércoles, 18 de febrero de 2015

Claqueta Latina: Garrincha. Estrela Solitária (2003) de Milton Alencar

Por Marckwire21


Si hay un jugador brasileño clásico conocido en el mundo entero después de Pelé, ese es Manuel Francisco dos Santos alias Garrincha. Nacido en Magé en Rio de Janeiro, fue apodado así por sus hermanos, dado que Garrincha es el nombre de un pájaro feo y veloz que vive en las selvas del Mato Grosso en Brasil. Manuel Francisco dos Santos es uno de los miles de ejemplos de deportistas nacidos en un pequeño pueblo a los que la fama les supero por completo; con las piernas curvadas casi 80 grados hacia dentro y una pierna mas corta que la otra, su habilidad para el fútbol era innata, natural, nació para ser un gran jugador. Firmo su primer contrato profesional con Botafogo sin saber leer además de ser el club donde uso por primera vez botas de fútbol para jugar. Un delantero de leyenda con el que la selección canarinha solo perdió 1 partido de los 60 que jugó el y jamas, nunca perdió cuando jugó con Pelé en el once inicial.

En 1963, en la cumbre de la carrera del mítico jugador de fútbol brasileño, el director Joaquim Pedro de Andrade estreno el documental titulado 'Garrincha, Alegrida do Povo'. 40 años mas tarde, en 2003, y en homenaje a este a quien también va dedicada esta película, Milton Alencar dirigió esta versión ficcionada de la historia del crack brasileño basándose también la novela de 1995 publicada por el periodista y escritor Ruy Castro titulada 'Estrela Solitária - Um Brasileiro Chamado Garrincha' . 'Garrincha: Estrela solitaria' esta producida por FAM Filmes con la colaboración de un sinfín de empresas brasileñas y chilenas; tiene una duración de 106 minutos y centra lo que nos cuenta en 1980, con un Garrincha de vuelta a su casa por segunda vez tras ingresar en un reformatorio debido a su adicción al alcohol. Aguantando como buenamente puede gracias a los medicamentos, Garrincha es la estrella de la rua brasileña que celebra la escuela de Samba Mangueira que le ha preparado una carroza exclusiva en su honor. A media que el festival de avanza, Garrincha narra en primera persona los acontecimientos mas importantes de su vida, desde su fichaje por el Botafogo hasta su explosión en la selección junto a Pelé. Esta interpretada por actores de televisión brasileños principalmente como André Gonçalves que da vida a Garrincha, Tais Araújo como Elza Soares, Ana Couto como Iraci o Chico Diaz como Sobral entre otros. La fotografía es de Jorge Monclar y la banda sonora de Leo Gandelman, ambos con escasas producciones en su haber al igual que el director Milton Alencar, que solo rodó esta película.


No he tenido la suerte, o desgracia, de leer la novela de Ruy Castro por la que gano el Jabuti (premio literatura brasileña) en 1996, así que tampoco puedo afirmar que la adaptación de Alencar sea buena, o mejor dicho, aceptable. Con un aire a telenovela o a telefilm de sobremesa que infesta toda la duración, la figura de Garrincha y su misticismo como jugador están mal desarrolladas, no enganchan y las escasas anécdotas del susodicho que se narran llegan a agotar. No hay emoción, no hay épica, no hay nada realmente que valga la pena destacar mas que los detalles sobre el jugador. El grupo actoral es un desastre, el montaje usando zooms extraños y una edición de vídeo repleta de intentos de innovar totalmente fallidos es un horror. Hay errores de continuidad, la caracterización inicial de un Garrincha de casi 50 años es detestable, no se eleva la figura del gran jugador que fue, no se habla apenas de sus éxitos, hay casi la misma cantidad de escenas de cama que de imágenes de archivo. Alencar ofrece una versión mas intimista y austera de la vida y hechos del delantero carioca que de su carrera deportiva pero deja demasiado olvidados los grandes logros que Garrincha consiguió, incluido el ser comparado o alabado mas que el propio Pele. No se habla de su progresión, de su estilo jugando o de las habilidades que poseía sino de sus dos grandes adicciones, las mujeres (tuvo 14 hijos), el tabaco y el alcohol. Es triste ver como una figura de la importancia que es Garrincha no solo para el fútbol brasileño sino para el mundial está tan mal presentada por un director patrio como es el propio Alencar. No perdáis el tiempo con esta película.