jueves, 26 de febrero de 2015

Cobertura del Americana. Festival de Cine Independiente Norteamericano de Barcelona 2015 (y 2ª parte)


Pues aquí voy con la segunda y última parte de la cobertura que le dediqué al Americana, Festival de cine Indie norteamericano de Barcelona. Esta segunda tanda esta compuesta de 5 películas, las últimas que vi en este gran festival que espero que durante muchos años nos siga haciendo disfrutar del mejor cine Indie llegado de los EEUU.

Larga vida al Americana!!!


BUZZARD (2014) de Joel Potrykus


Llegaba con la vitola de ser la película más bizarra y original del festival y bueno, en parte lo es. Buzzard empieza bien, con la presentación de los personajes en su entorno laboral. Situaciones absurdas, personajes freaks y humor negro llenan el primer tercio del film, apoyado sobre todo en la química entre los personajes de Marty (Joshua Burge) y Derek (Joel Potrykus) que proporcionan los mejores momentos de la trama. Pero una vez Marty decide dejar la casa de su amigo e irse por libre la película da un bajón tremendo, con muchas situaciones que acaban siendo meras excusas para un final tan poco acertado como previsible. Lástima que tras un principio prometedor se pierda en el auto forzado por ser diferente y bizarra, y cuando lo buscas tan descaradamente se te ve el plumero y pierdes frescura. Una pequeña decepción.

CHEATIN’ (2013) de Bill Plympton


Plympton era una de mis directores pendientes hasta que ha llegado el Americana para remediarlo. Mi primer acercamiento al realizador estadounidense ha resultado de lo más satisfactorio. Cheatin’ parte de una animación tan desigual como genial, con un imaginario de una extensidad asombrosa. Su trama nos lleva al limite del amor, de la confianza, de los celos, del engaño. Con toques fantásticos que la llevan un paso más, Cheatin’ es una delicia que lo único que la frena para llegar a lo magistral son algunos excesos y una idea demasiado estirada. Aún así mi primer Plympton se salda con gran nota.

LISTEN UP PHILIP (2014) de Alex Ross Perry


Reconozco que posiblemente no vi esta película en las mejores condiciones, después de 8 horas de trabajo y como tercera propuesta del día pues me costo entrar. Listen Up Philip mezcla momentos y diálogos ingeniosos con algunos mucho más pedantes y aburridos. El personaje de Jason Schwartzman es tan aborrecible como atrayente aunque en su global te da ganas de abofetearlo. Una película que basa todo su potencial en sus diálogos corre el peligro de aburrir si no hila muy fino y en este caso, ya sea por su larga duración o por su extrema densidad, la tercera película de Alex Ross Perry cuesta de digerir.

KUMIKO, THE TREASURE HUNTER (2014) de David Zellner


Si había una película que tras ver la programación me llamaba la atención era esta Kumiko. Evidentemente su conexión con la obra maestra de los hermanos Coen, Fargo, tenía mucho que ver, pero también por su sinopsis y la curiosidad de ver que podía salir de esa base argumental. Pues al final ni fu ni fa. Toda su primera parte situada en Tokio se me hizo muy pesada y la encuentro alargada sin ninguna razón aparente más que la de mostrarnos lo desubicada que se siente el personaje de Kumiko. He leído mucho que el personaje de Rinko Kikuchi se siente excluida de una sociedad a la que no siente pertenecer, yo creo más bien que es directamente una mujer con problemas mentales, no desubicada, simplemente está loca, y creo que la trama conforme avanza no hace más que confirmarlo. Zellner juega la carta de esa japonofilia que gran parte del mundo occidental tiene en la actualidad, y eso hace que con la ley del mínimo esfuerzo y gracias a ese punto ya se gana al público. A mi me da igual y curiosamente cuando más disfruto es cuando la trama salta a Minnesota y la protagonista empieza a introducirse en el universo Fargo. Quizás su problema es que va a trompicones, pero toda su parte final me gusta, sobre todo la parte del bosque nevado y el uso de la música como si fuera una película de terror. El final curioso pero no me convence del todo. Muy irregular pero al final me acaba resultando interesante. Claramente de menos a más.

THE HEART MACHINE (2014) de Zachary Wigon


Una de mis favoritas del festival. Ya cuando vi el trailer se convirtió en una de las películas más esperadas del festival, pero algunas malas criticas de personas cercanas a mi me hicieron bajar las expectativas. Finalmente esta historia de amor a través de la webcam, con todas esas dudas de su protagonista, que nos lleva al borde del thriller en su incesante búsqueda de la verdad y de averiguar si su ciber novia está realmente en Berlín como dice o en Nueva York como el sospecha. Consigo conectar desde el principio, entro en el juego que me propone, mantengo los ojos abiertos en cada nueva situación y suelto un aplauso interior con su final, muy bien conseguido y que hace justicia al desarrollo de la trama. Como he dicho, de lo mejor del festival.