miércoles, 10 de diciembre de 2014

Claqueta latina: La vendedora de rosas (1998) de Víctor Gaviria

Por  Marckwire21


'La vendedora de rosas' es una película colombiana estrenada en 1998 y dirigida por el también colombiano, Víctor Gaviria. Con un reparto totalmente novel salido de las propias calles del país cafetero como es habitual en los films de Gaviria como son Lady Tabares, Marta Correa, Mileider Gil, Diana Murillo, Liliana Giraldo y Giovanni Quiroz en los papeles principales. 'La vendedora de rosas' esta basada en el cuento publicado en 1845 de Hans Christian Andersen titulado 'Den Lille Pige med Svovlstikkerne' (La pequeña cerillera) y en la vida de Mónica Rodríguez. Con una duración de 120 minutos y producida por Producciones Filmamento la película del director antioqueño es lo que podríamos considerar un film maldito. La gran mayoría de sus actores principales han muerto asesinados bajo extrañas circunstancias o encerrados por algún delito durante o después del rodaje de la producción. Esto solo hace que alimentar la leyenda y engrandecer lo que a modo casi de documental se nos relata en 'La vendedora de rosas', un film crudo, visceral, autentico y real envuelto en un manto de cuento de hadas como el original de H.C. Andersen en el que se basa. 14 premios y una nominación a la palma de oro en el Festival de Cannes de 1998 avalan el gran trabajo de Victor Gaviria que, tras 9 de ausencia vuelve en 2014 con 'La mujer del animal', una historia basada en hechos reales.

La acción nos sitúa la noche del 23 de diciembre, en Medellín, mas concretamente en los suburbios de la metrópolis. Durante nochebuena y Navidad seremos testigos de lo que le ocurre a Mónica (Lady Tabares) de 13 años, una joven vendedora de rosas que junto a otras chicas de su edad sobreviven por las calles de la ciudad colombiana en la mas absoluta pobreza, entre la droga y la violencia, lejos de sus padres. Unas por decisión propia y otras como la propia Mónica porque todos sus familiares están muertos.


'Perros callejeros' meets 'Requiem for a dream'. Cine critica social, casi bajo un tono documental sino fuera por la historia personal de Mónica respecto a su abuela. Lo que sucede en este film podría suceder, y sucede lamentablemente, en los barrios mas pobres de las grandes ciudades, donde la droga y el dinero mandan. Mónica es la única de las chicas que esta en la calle por obligación casi se podría decir, su único familiar, su abuela, falleció. Esto la hace diferente al resto, al principio del film parece la mas cuerda (hasta que pierde el norte claro) y eso ayuda a empatizar con ella hasta el punto que llegada la escena con El Zarco (Giovanni Quiroz) uno siente pavor total ante este tipo y lo que pueda llegar a hacerle. Lady Tabares hace un grandísimo papel, seguramente ni ella se lo habría planteado. Bueno, ni ella, ni el resto, muchos de ellos por no decir todos no solo era el primer papel que hacían sino que eran personajes que ellos mismos conocían muy pero que muy bien ya que todos salieron de esos mismos suburbios de Medellín. En líneas generales el reparto esta perfecto, dando un registro totalmente natural porque no les hacia falta actuar para nada, tan solo ser lo que ya eran y recitar un texto. Texto que seguramente en muchas de las escenas era improvisado. Este es el gran problema que encuentran muchos a este film, la vocalización o mala interpretación de los actores. No se les entiende. En la película se habla un colombiano muy cerrado, muy rápido, en algunas ocasiones es inteligible lo que dicen. Pese a que el mensaje se capta perfectamente, las palabras no fluyen con toda la claridad que deberían y eso lastra su calidad. Por otro lado pienso que esto la hace mas sucia, mas callejera, mas de barrio, mas amateur, natural, poniendo el contrapunto por ejemplo a las visiones de Mónica cuando esta se droga. 'La vendedora de rosas' es una gran película, considerada de las mejores latinoamericanas jamás realizadas y TOP 5 en su propio país. Cruel como la vida misma durante sus 120 minutos que fluyen a un ritmo asombroso sin decaer en ningún momento, posee momentos de gran tensión dramática y momentos surrealistas que ponen el contrapunto a una fabula real que nadie debería perderse.