miércoles, 21 de diciembre de 2011

Fallece Víctor Manuel "Güero" Castro, figura clave del cine "de ficheras"


Con una trayectoria de más de 53 años, el actor, director de teatro, escritor de teatro, cine y TV, Víctor Manuel "Güero" Castro falleció el pasado fin de semana a la edad de 87 años, de un paro respiratorio y con él se acaba toda una época del cine mexicano, el cine de ficheras de muy bajo presupuesto que protagonizaron voluptuosas actrices y cómicos "albureros" sobre todo en los años 80, su periodo más fértil en el que realizó 29 largometrajes de un total de más de 50. Además, prestó su voz a populares personajes animados de la factoria Warner, sobre todo El Pato Lucas y también Elmer Gruñón.

Castro dirigió y escribió cintas como "La pulquería", "Entre ficheras anda el diablo", "Mañosas pero sabrosas ", "Un macho en la cárcel de mujeres" y varías más, a través de las cuales alcanzaron fama figuras como Alberto Rojas "El Caballo", Alfonso Zayas, Rafael Inclán, Humberto Elizondo, Eduardo "El Mimo", Luis de Alba, Sasha Montenegro, Héctor Lechuga, Lorena Herrera y Carmen Salinas, entre otros.

En la década de los 90, su actividad como productor y director estuvo enfocado en el ámbito del "videohome", producciones de bajo costo realizadas en video para su distribución principalmente en el mercado hispano de Estados Unidos.

Hijo del compositor Manuel Castro Padilla y de la actriz Guadalupe Arozamena, Víctor Manuel pasó sus primeros años en su barrio de origen,Tepito. Entre sus primeros trabajos destacó su colaboración con Antonio Espino "Clavillazo", con quien fue contratado para un programa de televisión llamado "De pura uva nomás", y fue ahí donde comenzó a escribir los programas para "Clavillazo". Con el crearon el argumento de la cinta "Piernas de oro".

Víctor Ugalde, presidente de la Sociedad de Directores y Realizadores, comenta en un comunicado que "El Güero Castro fue uno de los impulsores de una época del cine mexicano que sigue siendo referencia genérica hasta el día de hoy. Ganado el gusto del cine popular pero logrando criticas negativas por el sector de la crítica fílmica. El proviene de una dinastía de actores, por lo que su recuerdo y su trabajo permanecerán vivos a pesar de su muerte", asevera.

A la distancia, el cine de ficheras comienza a ser objeto de estudio de diferentes investigadores (e incluso de culto para algunos espectadores), que se aproximan a él como fuente de referencias sobre un sector de la sociedad mexicana, su lenguaje e idoscrincrasia durante los años 80, una época marcada por una fuerte crisis económica.

(Fuente)