viernes, 23 de diciembre de 2011

La crítica de Gonzalo: Boleto al paraíso

por Gonzalo Restrepo Sánchez



Si “Fresa y chocolate”, de “Titón”, dividió al cine cubano antes y después de. Este film del cineasta cubano Gerardo Chijona, ("Adorables mentiras", "Perfecto amor equivocado"), también marcará un antes y un después ante el acontecer de los adolescentes cubanos en medio de la vida social de la Cuba que todos conocemos.

Si bien el guión no es que sea del otro mundo y con diálogos diáfanos, a medio camino entre una “road movie” interior y un drama juvenil, la película (basada en sucesos reales, recogidos en el libro, "Confesiones de un médico"), no sólo se centra en Miriel Cejas (Eunice) y Héctor Medina (Alejandro), sino que diseña en su discurso el sentido de libertad y todas aquellas cosas, inquietudes, testarudeces de la juventud cubana (iguales a la de los demás), pero que el cine cubano no se atrevía a mostrar tan abiertamente por la censura castrista.