miércoles, 28 de diciembre de 2011

La crítica de Gonzalo: El escritor de telenovelas

por Gonzalo Restrepo Sánchez



Esta podría ser la mejor película de Dago García. En una inteligente farsa, una fábula metaforizada a medio camino entre la comedia y el humor negro, Dago (quizás) se autocensura y sin intermediario alguno entre la tercera y primera persona del relato, la historia recrea los recovecos de una industria y las telenovelas.

Y es que si uno supiera qué historia va dar dinero, y sacarte del anonimato, más de uno ya hubiera intentado producir su propia telenovela, y, no depender tanto de tantas situaciones particulares cuando de sintonía en la televisión se trata.

Para entenderlo mejor, este escritor (nada fantasma), confluye en las decisiones de que lo que importa al escribir, es quedar satisfecho uno mismo, y no estar supeditado al rating, a los personajes, o imposiciones propias de las estrategias de mercadeo.



Historia pues inteligente, con unos actores que saben pergeñar la balanza de la construcción de los mismos. Pero un buen consejo (aunque no me des un consejo que yo me sé equivocar solo), es leer a Vladimir Prop y la “Poética”, de Aristóteles.